SEP PNUD

Construye T

MENÚ CERRAR

Conoce T

Es la capacidad para identificar, entender y manejar tanto las emociones propias como las de los demás.

Relaciona T

Se refiere a la capacidad para apreciar y potenciar el valor de relacionarse con los demás, desarrollar y mantener relaciones positivas, y sentir empatía.

Elige T

Es la capacidad para tomar decisiones responsables y asertivas en el ámbito personal, laboral, académico o social y, de esta manera, hacer frente a los retos de la vida diaria.

Construye T es un programa del Gobierno Mexicano, diseñado e implementado a través de la Subsecretaría de Educación Media Superior (SEMS), en colaboración con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), cuyo objetivo es empoderar a la escuela para desarrollar habilidades socioemocionales en las y los estudiantes del nivel medio superior y mejorar el ambiente escolar.

El aprendizaje socioemocional se refiere a la capacidad del joven para enfrentar de manera positiva y asertiva los distintos riesgos a los que se enfrenta por su edad, su contexto familiar, su condición socioeconómica y las vicisitudes de la vida en general.

El Programa busca incidir directamente en la educación integral de los estudiantes del nivel medio superior y, de manera indirecta, en la prevención de conductas de riesgo, tales como la violencia, las adicciones o el embarazo no deseado, que pueden truncar su trayectoria educativa.

El Programa busca cumplir con sus objetivos a través de dos mecanismos clave:

  1. Formación en habilidades socioemocionales
  2. Gestión participativa

La Formación en habilidades socioemocionales consiste en capacitar a los facilitadores de las OSC y posteriormente a docentes y directores, de manera intensiva, en materia de aprendizaje socioemocional contribuir al desarrollo integral de las y los jóvenes y a la mejora del ambiente escolar. Esta formación se estructura en tres dimensiones:

  • Conoce T
  • Relaciona T
  • Elige T

La meta es que los estudiantes aprendan a conocer mejor su manera de ser y de reaccionar; a descubrir el valor de relacionarse con otros y hacerlo de manera respetuosa; y a enfrentar los retos de la vida diaria de manera asertiva, tomando decisiones responsables.

Considerando la escala del Programa y la participación de planteles distribuidos en las 32 entidades federativas, se implementará un modelo de formación tipo cascada, dividido en tres etapas:

  • Capacitación a los facilitadores de las OSC a cargo de una institución experta responsable del diseño conceptual y el desarrollo de materiales.
  • Capacitación intensiva de docentes y directores a cargo de los facilitadores.
  • Capacitación de los estudiantes a cargo de los docentes capacitados a través de la realización de actividades específicas en el aula y fuera de ella, durante el ciclo escolar.

La gestión participativa se realiza durante todo el ciclo escolar y se refiere al acompañamiento de los planteles por parte de las OSC a través de actividades que promueven un ambiente escolar sano y que involucran a todos los integrantes del plantel. Las OSC trabajan con los planteles a través de facilitadores, los cuales acompañan a directores, docentes y estudiantes en las siguientes actividades:

  • Instalación del Comité Escolar Construye T: órgano responsable de coordinar y monitorear las acciones del Programa que se llevan a cabo dentro del plantel durante el ciclo escolar. Está conformado por el director, el coordinador Construye T, docentes, estudiantes, familiares y el facilitador. Este Comité permite fortalecer la participación juvenil en las decisiones de la escuela.
  • Diagnóstico Participativo: se desarrolla a partir de la perspectiva de los diferentes integrantes de la comunidad del plantel para identificar conductas de riesgo y problemáticas de ambiente escolar.
  • Plan de Trabajo Escolar: es un cronograma desarrollado por el Comité Escolar que contiene las actividades a realizar en el marco del Programa dentro del plantel.
  • Acuerdos de convivencia sana: documento que será resultado de un proceso participativo, que refuerce la interacción entre los integrantes de la de la comunidad escolar y fomente la institucionalización de prácticas y mecanismos para la convivencia. Estará integrado por acuerdos claros y contextualizados a las características de la comunidad en la que se encuentra el plantel.
  • Proyecto escolar y juvenil: son actividades participativas alineadas al desarrollo de habilidades socioemocionales y con el propósito de mejorar el ambiente escolar.
  • Autoevaluación: es un proceso de reflexión y retroalimentación desarrollado al interior del plantel para conocer los cambios que se han generado a partir del Programa.

Las actividades de gestión participativa, tomarán como eje el tema de habilidades socioemocionales, con el fin de contribuir a fortalecer e integrar a la comunidad escolar para generar un ambiente sano, pacífico y armonioso con las siguientes características:

  • Espacios ordenados y limpios
  • Respeto entre los miembros del personal escolar
  • Respeto entre los estudiantes
  • Respeto entre los estudiantes y el personal escolar
  • Normas de convivencia escolar que promueven un ambiente de armonía
  • Espíritu de compañerismo entre los miembros de la comunidad escolar Tolerancia y aprecio por la diversidad

En 2007, la Secretaría de Educación Pública (SEP) diseñó un Programa de Prevención de Riesgos en la Educación Media Superior (PPREMS) para hacer frente a la problemática del abandono escolar y las situaciones de riesgo a las que se enfrentaban los estudiantes de este nivel. El PPREMS buscaba fundamentalmente influir en el clima de convivencia escolar a través de un enfoque holístico que incluía las distintas dimensiones que se podían relacionar con el abandono escolar. Para la primera etapa de implementación de este programa, se conformó una red de 22 organizaciones de la sociedad civil (OSC), expertas en temas de juventud, las cuales trabajaban directamente en los planteles con el personal escolar a través de un facilitador contratado por ellas mismas.

En 2008, la SEP se acercó al PNUD y al Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (UNICEF), posteriormente a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Tecnología (UNESCO), para dar soporte técnico y operativo al PPREMS, desarrollar un marco estratégico para promover la innovación educativa en el país y contribuir al fortalecimiento institucional de las OSC. Es aquí donde nace el programa Construye T, conocido formalmente como Apoyo a los y las jóvenes del nivel medio superior para el desarrollo de su proyecto de vida y la prevención de riesgos, como estrategia conjunta de la SEP, el PNUD, la UNESCO y el UNICEF.

Este Programa fue creado originalmente para contribuir a reducir el abandono escolar en el nivel medio superior a través de la realización de actividades encaminadas a apoyar a las y los jóvenes para desarrollar su proyecto de vida y evitar caer en situaciones de riesgo tales como violencia, adicciones o embarazo temprano. Hasta 2013, el Programa se basó en la realización de actividades en seis dimensiones de trabajo que estaban relacionadas con el abandono escolar: conocimiento de sí mismo; vida saludable; escuela y familia; cultura de paz y no violencia; participación juvenil, y construcción de proyecto de vida. Algunas de estas dimensiones cambiaron de nombre durante la primera etapa pero básicamente abarcaban las mismas temáticas.

En 2014, se fortalece el diseño del Programa con el fin de impulsar la educación integral de los estudiantes; contribuir a su desarrollo socioemocional; mejorar el ambiente escolar, y prevenir conductas de riesgo. Estos elementos contribuyen a promover que los estudiantes desarrollen su proyecto de vida, disminuya el abandono y la violencia escolar, y a empoderar a nuestros jóvenes. De esta forma el nuevo diseño busca:

  1. Impulsar el liderazgo de directivos y docentes y fortalecer su relación con los estudiantes.
  2. Contribuir al desarrollo integral de los jóvenes para que culminen sus estudios y puedan enfrentarse a los retos de la vida exitosamente.
  3. Movilizar a la comunidad escolar para prevenir eficazmente el desarrollo de conductas de riesgo.

El Programa Sectorial de Educación (PROSEDU) 2013-2018 del Gobierno Federal asienta la necesidad de impulsar la calidad e inclusión educativa en el nivel medio superior a partir de acciones que permitan fomentar una educación integral que promueva la salud física y mental; prevenir conductas de riesgo que eventualmente desemboquen en el truncamiento de la trayectoria educativa de los estudiantes; y, crear ambientes escolares libres de violencia y acoso.

Asimismo, el Convenio de Coordinación suscrito por la Secretaría de Educación Pública y las Autoridades Estatales en educación el 30 de mayo de 2014 establece acciones conjuntas con objeto de facilitar el combate a la violencia en las escuelas, entre las que se encuentran algunas específicas al Programa Construye T:

  1. Fomentar la constitución de redes de colaboración interinstitucionales para coadyuvar en la prevención y atención de la violencia escolar.
  2. Desarrollar protocolos de actuación para directores, maestros, alumnos y padres de familia con el propósito de prevenir, y en su caso, encauzar adecuadamente situaciones de violencia en el entorno escolar y propiciar que se proporcione de inmediato los apoyos que se requieran.
  3. Reforzar en las estrategias de gestión y organización escolar, la promoción y supervisión cotidiana del ejercicio y protección de los derechos humanos, la vida democrática y el aprecio de la diversidad, como elementos de la convivencia escolar, de tal manera que en todo momento quede asegurado el respecto por el principio del interés superior de la infancia.

Finalmente, otras acciones de la SEMS promueven el acompañamiento y empoderamiento de los estudiantes, con el fin de ofrecer una educación de calidad, situando al estudiante como centro de las políticas educativas. Algunas de estas intervenciones son el Movimiento Nacional contra el Abandono Escolar “Yo No Abandono”?, el Programa Nacional de Becas y Financiamiento (PRONABES), el Modelo de Emprendedores, el Modelo Mexicano de Formación Dual, entre otras.

¿Qué es?

¿A quiénes se dirige?

Construye T se dirige a directores, docentes y estudiantes de planteles públicos federales y estatales del nivel medio superior, tanto rurales como urbanos, en las 32 entidades federativas del país. Es decir, a estudiantes entre las edades de 15 y 18 años aproximadamente, que cursan la modalidad escolarizada.

¿Para Quién?

Federal

  • Bachillerato Tecnológico Industrial (DGETI)
  • Bachillerato Tecnológico Agropecuario (DGETA)
  • Bachillerato en Ciencias y Tecnologías del Mar (DGECyTM)
  • Bachillerato General (DGB)
  • Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (CONALEP Federal)
  • Colegio de Bachilleres (COBACH Federal)

Estatal

  • Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del estado (CECyTE)
  • Colegio de Bachilleres (COBACH Estatal)
  • Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (CONALEP Estatal)
  • Telebachilleratos
  • Bachilleratos estatales

Autónomo

  • Bachilleratos de universidades autónomas (Autónomas)
Conócelas

Ambiente escolar

  • El ambiente escolar refleja las normas, metas, relaciones interpersonales, los valores, la enseñanza y las prácticas de aprendizaje y estructuras organizativas de un plantel.

  • La particularidad e importancia del ambiente escolar radica en que toda escuela cuenta con un ambiente escolar pero no siempre con el adecuado. Una escuela puede tener un ambiente que no necesariamente es violento pero que tampoco contribuye a una mejor convivencia escolar en donde cada miembro de la comunidad se sienta parte de ella.

  • Las mejores prácticas señalan que un ambiente escolar positivo contribuye al aprendizaje y desarrollo de los estudiantes para que lleven una vida productiva y satisfactoria. En ese sentido, la figura del director o la directora resulta crucial para transformar el ambiente escolar.

  • Tomando en cuenta lo anterior, la evidencia internacional señala que una de las mejores estrategias para reducir el acoso y la violencia escolar es precisamente realizando acciones que mejoren el ambiente escolar, particularmente a través del desarrollo de habilidades socioemocionales.

  • Existen sinergias positivas entre el aprendizaje socioemocional y el ambiente escolar: un mejor ambiente escolar promueve un mayor y mejor aprendizaje socioemocional mientras que el desarrollo de habilidades socioemocionales permiten trabajar en la mejora del ambiente escolar.

  • Los datos para el nivel medio superior muestran que, entre los estudiantes encuestados:

    • 37 por ciento reporta haber sido víctima de al menos una forma de acoso escolar;
    • 12 por ciento ha provocado conflictos;
    • 24 por ciento no intenta parar una situación de acoso escolar si no es amigo del implicado en el problema.

Objetivos generales

Fortalecer las habilidades socioemocionales y el liderazgo en Directores

+
img1

Fortalecer las habilidades socioemocionales y el liderazgo en las y los directora/es para propiciar un ambiente escolar sano, armonioso y pacífico en el plantel.

Fortalecer las habilidades socioemocionales de las y los docentes

+
img2

Fortalecer las habilidades socioemocionales de las y los docentes para contribuir a la formación integral de los estudiantes.

Desarrollar las habilidades socioemocionales en las y los jóvenes

+
img3

Desarrollar habilidades socioemocionales en las y los jóvenes para conocerse mejor, relacionarse con los demás y tomar decisiones de forma reflexionada, asertiva en diferentes contextos y ante situaciones de riesgo.

Actores

En el programa Construye T participan los siguientes actores clave:

SEMS

La Subsecretaría de Educación Media Superior (SEMS) en materia de financiamiento, diseño y seguimiento a la implementación.

Organizaciones de Sociedad Civil

43 Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC), especializadas en temáticas relacionadas con jóvenes y los retos que enfrentan, quienes operan el Programa en la escuela y con la escuela.

Conoce las OSC participantes

PNUD

El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en materia de diseño y operación del Programa, y enlace con las organizaciones que participan en la operación del Programa y/o contribuyen con asesoría técnica.

Comunidad escolar

Y por supuesto, las y los directores, docentes y estudiantes de los planteles participantes a través de la realización de actividades.

Enfoques

  • El Programa cuenta con los siguientes enfoques, en línea con el marco institucional de la SEMS y el PNUD:

    Enfoque de fortalecimiento y reconocimiento de la función docente y directiva: el Programa contribuye a la capacitación de docentes y directores y al fortalecimiento de su gestión en el aula y la escuela.

  • Enfoque de empoderamiento y acompañamiento del estudiante: el Programa promueve el desarrollo integral de los estudiantes.

  • Enfoque de derechos humanos: el Programa contribuye al cumplimiento del derecho a una educación de calidad y al desarrollo integral de las personas, favoreciendo la comprensión, la tolerancia y el mantenimiento de la paz.

  • Enfoque de género: el Programa promueve la equidad de género a través de la participación activa de los hombres y las mujeres que integran la comunidad escolar, mediante la sensibilización sobre y el desarrollo de habilidades socioemocionales como el respeto o la empatía.

  • Enfoque de participación social: el Programa opera gracias a la participación activa de 43 OSC, quienes contribuyen a contextualizar la implementación del Programa según la región o el subsistema.

  • Enfoque de juventudes: el Programa se caracteriza por considerar los intereses y las necesidades de las y los jóvenes, tanto en la formación en habilidades socioemocionales como en la propuesta y realización de actividades en la escuela.

Contáctanos

Tu opinión es muy importante para nosotros. Envíanos tu mensaje:

Contacto